Ahora o nunca

Nos quieren vender que este es un proyecto a dos años, que para eso se firmó al entrenador y al director deportivo por dos temporadas. Y eso es ponerse la venda antes de hacerse la herida. Así habría sido, de no poner a disposición del míster a lo más granado de la Segunda División. Si no hubieran venido los Xisco, Quique, David Rodríguez, Arzura, Torró, Aridane, Coris, Mateo, Sergio Herrera y compañía; más los refuerzos de Lasso e Ibañez. Si en su lugar habláramos de dos o tres refuerzos, aunque fueran de campanillas, y el paso firme y definitivo al frente de la cantera, aceptaríamos que se puede hablar de objetivo "consolidarse para intentar dar el salto a Primera la temporada que viene y disfrutar de la élite en el año del centenario".

No es que sea yo un defensor a ultranza de la cantera por encima de todo, pero resulta evidente que se ha hecho un equipo de ascenso con un presupuesto de ascenso y cualquier cosa que no sea un ascenso, va a ser un fracaso. Y eso lo saben hasta los chinos. De ahí la tensión y los nervios por ver al equipo fuera de la zona noble de la tabla. Si este fuera un proyecto a largo plazo y fuera la cantera la que estuviera al frente del equipo, las críticas a lo pobre del juego de los partidos contra el Albacete, el Cádiz, el Reus... (suma y sigue) no serían tales. Pero resulta que no.

Yo soy de los optimistas, de los que creen que a falta de 11 jornadas todavía debemos confiar en que un sprint final de vértigo nos va a llevar a Primera sin pasar por el trance del play off. Y hay motivos para la esperanza. Pero para eso, lo fundamental es que la reacción a la que asistimos el sábado contra el Zaragoza (pese a lo que decía el marcador) no haya sido flor de un día.

Este equipo ha demostrado de qué es capaz. Y lo mínimo que debemos exigirle cada semana es, no que jueguen como contra el Zaragoza, sino que muestren esa actitud, empuje, coraje, deseo de ganar, rigor táctico y derroche de esfuerzo físico. Lo coral, sumado a la calidad individual de cada miembro de la plantilla y al apoyo incondicional de la afición rojilla serán suficiente para conseguirlo. Estoy convencidísimo de ello.

Y este es el momento. Ahora o nunca. Victoria o muerte. Ascenso, o fracaso.

LaRuna Sidrería

Condiciones de uso y PrivacidadPolítica de CookiesContacto© Radio Marca Navarra

FEDER
Web financiada al 50% por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional a través del Programa Operativo FEDER 2007-2013 de Navarra