Deporte y mujer

En Radio Marca Navarra creemos firmemente en los valores del deporte. En todos los valores. También en el de la igualdad. Por eso hoy, para nosotros, también es un día de celebración. Ojalá llegue el tiempo en el que la igualdad real alcance al calendario y no sea necesario celebrar un día en concreto en femenino. Pero para eso todavía hace falta caminar mucho.

En esta casa, las mujeres y los hombres pasan por el micro en función de sus logros, independientemente del deporte que practiquen, aunque, obviamente, no sea lo mismo una campeona de ajedrez (con todos los respetos), que un partido de Osasuna. En la vida, todo tiene gradaciones, y en la agenda mediático-deportiva también.

Es innegable que hoy por hoy, al menos en los deportes de equipo, existe una diferencia sustancial entre la misma modalidad deportiva masculina y femenina. La más flagrante es la del fútbol. A los partidos de Osasuna masculino acuden 15.000 personas cada quince días (muchas de ellas mujeres) y a los partidos de Osasuna femenino apenas acuden cien personas. El ejemplo, en menor medida se puede trasladar al resto de las modalidades deportivas: baloncesto, balonmano, futbol sala... Hace unos años, el CD Iruña, haciendo un gran esfuerzo económico, puso en competición un equipo de voleibol que fue galardonado por el Gobierno de Navarra por sus logros. Alcanzó cuatro ascensos en cuatro temporadas consecutivas, se colocó en la élite, disputó una final de la Copa de la Reina, fueron subcampeonas de liga. Y aquel equipo jugaba espectacularmente, con las Silvia Bedmar, Ashley Frazier, Silvia Araco, Diana Sánchez etcétera. Un equipazo. Todo un espectáculo. Pero no más de 200 personas en la grada.

Y no es una cuestión de visibilidad. ¡Claro que los medios de comunicación damos visibilidad al deporte femenino! El Gobierno de Navarra ha hecho una campaña de subvenciones públicas a los medios de comunicación para que aborden el deporte femenino y tenga eco en la sociedad (campaña de la que, por cierto, ha excluido a Radio Marca Navarra). A Radio Marca Navarra no le hace falta recibir una subvención para creer en el deporte femenino. Creíamos antes de las subvenciones, y creemos ahora que no vemos un duro.

Somos conscientes del esfuerzo que implica cualquier logro deportivo, de las horas de trabajo que hay detrás de cualquier meta, de los sufrimientos, lesiones, lágrimas y momentos de debilidad que se pasan siempre antes de alcanzar el éxito. Y esto es igual para hombres que para mujeres. Ese es el valor de la igualdad.

Pero no es en esa dirección en la que hay que caminar. Antes hablaba de gradaciones y comparaba el ajedrez y el fútbol. Es indudable que hay que contar los logros de nuestros ajedrecistas, pero a nadie le cabe duda de que tiene más interés y seguimiento un partido de Osasuna. Pues con el deporte femenino sucede algo similar, con la excepción de honrosas excepciones.

Las Instituciones pueden facilitar la discriminación positiva, los clubes deben facilitar condiciones de trabajo exactamente igualas para hombres que para mujeres y los medios podemos informar, pero en este mundo del deporte como espectáculo, son los espectadores los que mandan y demandan. Hasta que el público (como masa) no sea consciente de que el espectáculo deportivo femenino tiene exactamente los mismos condicionantes que el masculino, el mismo atractivo, la misma espectacularidad, el mismo trabajo detrás, el mismo sufrimiento, las mismas alegrías y decepciones, la misma forma de vivirlo... hasta que el gran público no sea consciente, cada pasito que se dé (o demos los medios) será como echar un granito en una montaña de arena. Apenas se notará.

Por eso es necesario avanzar por ese camino. Este domingo, Osasuna va a facilitar que el equipo femenino de Segunda División juegue en El Sadar. Sin duda es una iniciativa de avance en el plano de la igualdad muy loable. Ojalá se llene el estadio, como lo hizo el Athletic de Bilbao. Pero aquello del Athletic femenino fue sólo un postureo. Un miércoles meten a 48.000 espectadores en San Mamés para un partido de Copa de la Reina y tres días después, en partido de liga en Lezama, no había ni 200 espectadores.

Todo suma, sin duda, y es mejor que se haya llenado San Mamés, aunque sólo sea para la foto, que nada. Pero el trabajo que hay que hacer es más de concienciación de la sociedad de que esas chicas del Athletic; o mejor, quedémonos aquí: que las chicas del equipo femenino de Osasuna, entrenan igual que los del primer equipo, que compiten en la segunda categoría nacional, igual que el equipo de chicos, que tienen asegurado el ascenso a la Primera B el año que viene, y que para conseguirlo han pasado por una pretemporada, igual que los chicos, han tenido que superar obstáculos, recuperarse de lesiones, pasar por el fisio, levantarse de decepciones y celebrar triunfos, exactamente igual que los chicos.

La cuestión es que el aficionado sepa ver esto y compruebe que el deporte femenino es igual de espectacular que el masculino. La cuestión es que el aficionado al deporte, se enganche por igual al deporte femenino, que al masculino. Entonces, que a nadie le quepa duda de que los pasos en pos de la igualdad salarial, laboral... en todos los órdenes, llegarán más rápido.

Y esa va a ser la labor de Radio Marca Navarra: intentar convencer a todo el mundo de que el deporte femenino merece tanto la pena como el masculino. Ahí está la igualdad.

LaRuna Sidrería

Condiciones de uso y PrivacidadPolítica de CookiesContacto© Radio Marca Navarra

FEDER
Web financiada al 50% por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional a través del Programa Operativo FEDER 2007-2013 de Navarra