Era un partido trampa

Cuando José Ignacio me presentaba la oportunidad de analizar algunos aspectos de Osasuna, empecé a imaginar el primer análisis del encuentro y todo apuntaba a que nada podría ir mejor dado el nivel mostrado en la últimas jornadas, inexpugnables en casa y recibiendo al último clasificado. Es entonces cuando se cruzó Enrique Martin por el camino, haciendo gala del espíritu competitivo con el que nutre a todos sus equipos.

Viendo los primeros minutos del Nastic pocos se aventurarían a decir que el bueno de Enrique andaba por la banda. Un Nastic bien plantado, seguro, con las ideas claras y valientes en sus primeras acometidas sorprendía de entrada a aquellos que esperaban un equipo más defensivo y reservón. Al igual que el día del Zaragoza, a los jugadores rojillos también les costó entrar en el partido. Clerc, que seguramente este al mejor nivel defensivo desde su llegada a Osasuna, le rectificaba a David Garcia en la primera jugada de peligro y Ruben se hacía grande en el segundo avisó visitante. Esa chispa de velocidad en el juego mostrada en las primeras partes de los últimos partidos no acababa de llegar. En la sala de máquinas Iñigo Perez debía ser el sustituto perfecto ante la ausencia de Merida. Sin embargo, no se le veía fino al jugador Navarro que erraba pases relativamente sencillos, imposibilitando las acciones verticales en ataque y facilitándole el trabajo al medio campo del Nastic. Ruben Garcia, viendo como estaba la situación, intentaba ayudar recibiendo entre líneas aunque se vio claramente que todavía no estaba al 100% de sus prestaciones. Jagoba Arrasate tenía diferentes alternativas y decidió apostar por Olavide dándole continuidad a su idea de equilibro en bandas con extremo por fuera (Olavide) y extremo por dentro (Roberto Torres) que tan bien le está funcionando está temporada. Y volvió a funcionar cuando Iñigo Perez, inteligente como pocos, doblaba por el perfil zurdo del ataque rojillo para recibir y cruzar el balón por delante de la defensa. ¿Cuántos goles lleva ya Roberto Torres en dicha situación? Final de la primera parte y me quedo con la tensión competitiva de Olavide que después de tantos meses fuera del equipo ha sido uno de los más activos. Me alegro por él pero me preocupa por el equipo. Que sea Olavide uno de los más activos me hace pensar que la mente y las piernas de los más habituales empiezan a estar ciertamente cargadas a estas alturas. La segunda parte me lo confirma. Ni la entrada de Merida hace que el equipo mejore y solamente la solidez defensiva, con el buen debut de Endika incluido, hace que el equipo no tenga sensación de sufrimiento constante. Los últimos diez minutos son un espejo de lo anteriormente mencionado cuando Osasuna aun estando con un hombre más y ganándole en casa al último clasificado acaba encerrado en su campo.

Había que sacar adelante ese partido trampa y la mejor noticia entiendo que es la disputa del próximo partido en lunes ya que Jagoba podrá recuperar efectivos y podrá dar mayor descanso a los futbolistas más habituales que a buen seguro lo agradecerán.

LaRuna Sidrería

Condiciones de uso y PrivacidadPolítica de CookiesContacto© Radio Marca Navarra

FEDER
Web financiada al 50% por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional a través del Programa Operativo FEDER 2007-2013 de Navarra