Ganas de ganar

Un gran planteamiento táctico por parte de Jagoba Arrasate y la falta de continuidad en el juego de la Real tres meses después permiten a Osasuna lograr un punto muy trabajado.

El conjunto rojillo volvió a la competición con una puesta en escena defensiva con cinco atrás y tres pivotes por delante. En cualquier caso, desde bien pronto se vio que la idea no era tan defensiva como en otros partidos en los cuales se ha utilizado este sistema a lo largo de la temporada. De hecho, tanto Estupiñan como Vidal fueron emparejándose constantemente con sus laterales, proporcionando un 3-5-2 en varios momentos. Osasuna, como decíamos, salió con las ideas bien claras. Los movimientos de un eléctrico Cardona, con las acertadas intervenciones de Adrián le permitían a Osasuna estirar las jugadas. Oier, Darko e Iñigo también lo tuvieron claro y buscaron constantemente la profundidad de nuestros carrileros y los huecos a las espaldas de la defensa txuri-urdin. La Real no se sentía cómoda defensivamente, pero tampoco en ataque con balón. Seguramente la falta de ritmo y de continuidad durante este tiempo en un equipo que necesita encontrar las sensaciones con balón, sumado al despliegue montado por Jagoba en el centro del campo maniataron a los locales. Aún y todo, en el minuto 26 Rubén tuvo que salvar a Osasuna en un despiste después de una falta lateral. A los dos minutos, sin embargo, otra buena acción desde la banda le permitió a Osasuna provocar un penalti para ponerse por delante. Merino y Odegaard tuvieron más balón a raíz del gol, pero siempre estaban bloqueados y los laterales seguían tapados. La Real en la segunda parte cambió y en vez de buscar tanto los pases en corto y por dentro aprovecharon la defensa adelantada de Osasuna para filtrar balones largos a la espalda. Oyarzabal perdonó la primera, pero no en la segunda. Entre tanto, Cardona tuvo el 0-2 en una acción que se le fue cruzada por poco, recordando al gol anotado en la Copa del Rey. Pese a que estábamos ante los minutos más complicados para Osasuna el equipo no le perdió la cara al encuentro e intentó seguir manteniendo la actitud defensiva con el objetivo de que todo el esfuerzo realizado no quedase en vano. En los últimos diez minutos la Real Sociedad cambió a defensa de cinco también y fue lo mejor que le pudo pasar a Osasuna, que le permitió crecer en el uno para uno, pese a no haber realizado tan siquiera los cinco cambios. Incluso estuvo cerca de llevarse los tres puntos con la última de Darko.

Un auténtico partidazo de ambos equipos, con grandes prestaciones físicas y con un futbol por encima de lo esperado. Veremos si Osasuna es capaz de mantener el nivel ante los partidos tan exigentes que se atisban en el horizonte.

LaRuna Sidrería

Condiciones de uso y PrivacidadPolítica de CookiesContacto© Radio Marca Navarra

FEDER
Web financiada al 50% por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional a través del Programa Operativo FEDER 2007-2013 de Navarra