La que estás liando, Jagoba

Me anoto la frase “madera de líder” que es como definía Javi Lerga, ex entrenador de Osasuna Promesas, el encuentro de ayer desde los estudios de Radio Marca Navarra.

Lo cierto es que arrancaba el partido de manera soñada para los intereses del Málaga. Tras los primeros minutos de tanteo, el conjunto local supo interpretar perfectamente que las mayores carencias defensivas de este Osasuna aparecen en los laterales. La aparición desde el lateral de Ivan Rodriguez arrastrando la marca de Clerc, le permitió ha Blanco caer a banda para servir un balón cruzado ante la llegada en segunda línea de Adrian. Golazo del Málaga en los compases iniciales que complicaban mucho el encuentro por dos factores principalmente: la agitación del estadio a favor de sus jugadores viéndose a un punto de Osasuna y porque el conjunto local solamente había recibido 19 goles hasta la fecha. Con el viento de cara el Malaga supo ser inteligente y comenzó a trazar el plan “made in” Muñiz a la perfección. Un 4-5-1 con Adrián junto a N´Diaye aguantando las líneas compactas y saltando a presionar a los centrales o a Fran Merida cuando olían sangre dificultaban las transiciones ofensivas de Osasuna. Los jugadores navarros, por más que intentaban, se veían incapaces de sobreponerse ante la telaraña de jugadores que Muñiz había situado en el centro del campo. Por si fuera poco, los acercamientos de los boquerones corrían a cargo de un Ontiveros muy inspirado en la noche de ayer que a punto estuvo de poner el 2-0. Agradecidos al fallo de Ontiveros pero también al egoísmo de Santos en otra ocasión clarísima.

La situación al descanso no era positiva pero si algo se ha ganado este Osasuna a pulso este año es el respeto a creer en ellos hasta el final porque entiendes que, por muy mal que estén saliendo las cosas, en algún momento tendrán su oportunidad. Nos hubiera encantado escuchar las palabras del técnico a los jugadores en el descanso pero me imagino que fiel a su estilo, con pocas palabras, les vino a dar la confianza suficiente para ser valientes y atrevidos como nos tienen acostumbrados está temporada.

Dicho y hecho. Saque de esquina en contra, robo, pase milimétrico de Robert Ibañez para la galopada de 50 metros de Ruben Garcia, que ni el propio Ontiveros que le seguía en a la carrera sin balón pudo darle caza. Y aún tiene la clase de frenar lo justo para engañar a Munir y colocarla al fondo de las mallas. En 11 segundos y corriendo el minuto 48 cambiaban las cosas radicalmente, generándose las dudas en el conjunto local y espoleando por completo las aspiraciones rojillas. Un Osasuna más suelto y vertical, marca de la casa, asomaba por el estadio de La Rosaleda. Eran los mejores minutos del partido pero el Malaga no le quería perder la cara al mismo y poco a poco recupero el dominio del balón ante la aprobación de Osasuna. No lo necesitamos para ser letales ya que ahora somos más inteligentes en la presión o en el repliegue y nos da la oportunidad de encontrar situaciones más favorables, sin correr tantos riesgos atrás. Fruto de un robó en la salida del balón llegaría la maravilla de gol de Juan Villar, tras el pase de Iñigo. En un pasado seguramente se hubiese amarrado el buen empate con uñas y dientes pero el sello de Jagoba Arrasate está más vivo que nunca. Se comprobó ayer ante la atenta mirada de todos los perseguidores que miran con recelo el juego vertiginoso de Osasuna, deseando que algún día su equipo juegue como lo hacen está temporada los rojillos. La que estas liando, Jagoba.

LaRuna Sidrería

Condiciones de uso y PrivacidadPolítica de CookiesContacto© Radio Marca Navarra

FEDER
Web financiada al 50% por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional a través del Programa Operativo FEDER 2007-2013 de Navarra