Naufragio en Oviedo

Osasuna se vino arriba y quiso demostrar al Nàstic y al mundo entero que se podía jugar con ciclogénesis en el Tartiere. Al final, le salió el tiro por la culata. Los rojillos no se aclimataron al barro y lejos de ser un equipo norteño (como les gusta llamarnos en Madrid) fuimos unos pobres "panolis" incapaces de leer el partido. Remates a puerta, cero. El portero del Oviedo parecía que llevaba su equipación el 6 de julio a las nueve de la mañana. Cero manchas. Estaba para rodar el anuncio de Skip cuando sale la camiseta de la lavadora.

Lo cierto es que tampoco había mucho que interpretar tacticamente. Era cuestión de echarle coraje. Con un campo impracticable, las florituras debían guardarse en la maleta para el partido ante el Numancia. Diego leyó tarde lo de Xisco. No había que ser Hercules Poirot para darse cuenta que el 1,88 del jugador balear era casi de obligado cumplimiento en el barrizal astur.

A todo esto, jugó Barja. El que llevábamos pidiendo desde hace varios siglos. Y ahora va y nos saltan las dudas de si era el mejor partido para el canterano. Leo tantas teorías de conspiraciones que riéte de JFK. ¿Va sacar Diego a Kike para hundirlo? Nos hemos vuelto locos. Otra cosa es que esa decisión de darle minutos ayer fuese acertada. Para mí, que juegue un chaval de la cantera siempre es acertado. ¿Y si llega a marcar el gol de la victoria?

LaRuna Sidrería

Condiciones de uso y PrivacidadPolítica de CookiesContacto© Radio Marca Navarra

FEDER
Web financiada al 50% por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional a través del Programa Operativo FEDER 2007-2013 de Navarra