Pasión Infinita

Le tomo prestado el slogan a mis amigos del Córdoba CF para resaltar lo que se está viviendo en el entorno del Club Atlético Osasuna. El éxito de la campaña de abonados no tiene precedentes en el club navarro. Se ha desatado la Osasunamanía. Lo refleja muy bien la frase -que no sé quien creó ni acuñó para Osasuna y que dice que "sólo entiende mi locura quien comparte mi pasión". Las colas alrededor del estadio buscando un abono para esta temporada lo demuestran y ponen de manifiesto que Osasuna es -volviendo a los tópicos- "más que un club". Efectivamente, es un eje vertebrador de la sociedad navarra en torno al cual nos damos cita gentes de todas las ideologías, edades, sexo y procedencia. Tomen nota los responsables públicos de esto.

Mi pregunta es: ¿Nace este fervor osasunista por generación espontánea? ¿Por contagio social? Y la respuesta seguramente será de lo más ambigua. Sí y no. Sí, porque Osasuna está lo suficientemente enraizado en la sociedad navarra como para que haya quien esta temporada se suba al carro. Alguno se encargará de reprocharle dónde estaba cuando se le necesitaba, aunque nunca sea tarde si la dicha es buena. También es probable que haya quien se suba a la ola del osasunismo por contagio, claro... si todos mis amigos son socios.

Pero detrás de esta pasión desatada, también habrá otras cuestiones que influyan en la decisión de renovar el abono o de hacerse socio nuevo. Un club con las cuentas saneadas, que en lo económico ha hecho una gestión ejemplar; una directiva que ha sabido hacer frente a los procesos judiciales que amenazaron seriamente de muerte al club; un grupo de trabajo que ha sabido entender que Osasuna es de los socios y que por lo tanto se convertirá en lo que los socios quieran; y un equipo directivo que -cumpliendo su compromiso- informa con luz y taquígrafos a sus socios de cuantas cuestiones se les demanda información.

El descenso a Segunda División es, sin duda, el lunar de la gestión cuya responsabilidad, en última instancia recae sobre los mismos a los que se le pueden atribuir otros méritos económicos, sociales o judiciales. Un fracaso que parece haberse convertido en el cimiento sólido de un futuro -esperemos que próspero- que ya está a la vuelta de la esquina.

La reordenación de Tajonar, la llegada de un nuevo equipo a la dirección deportiva, la contratación de un entrenador joven que encaja muy bien en la filosofía de Osasuna recogida en sus estatutos, la renovación de la plantilla, las ventas de jugadores y la llegada de nuevos futbolistas de experiencia y calidad contrastada seguramente también influirán en esta nueva ola de osasunismo, en el desate de esta pasión infinita.

Ahora sólo falta que la pelotita entre, y lo gocemos todos.

LaRuna Sidrería

Condiciones de uso y PrivacidadPolítica de CookiesContacto© Radio Marca Navarra

FEDER
Web financiada al 50% por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional a través del Programa Operativo FEDER 2007-2013 de Navarra