Tajonar

Cuando uno de cada cuatro jugadores navarros que debutan en el fútbol profesional lo hacen sin haber pasado por Osasuna, algo no se está haciendo correctamente. Cuando José Manuel Mateo se marcha atizando a la Junta Directiva sin saber que quienes decían apoyarle le criticaban a sus espaldas, es porque algo no funciona. Cuando se escapa un portero internacional como Álvaro Fernández por un error en la redacción del contrato, es que alguien no ha hecho bien su trabajo. Cuando un jugador se lleva mal con su entrenador, se queja, y el que sobrevive es el jugador y no el técnico; es que algo pasa. Cuando los representantes tienen intereses y aliados en Tajonar y colocan a sus hombres de confianza en puestos de responsabilidad, el perjudicado será Osasuna. Cuando se da una orden de hacer debutar a un chaval para que su cláusula de rescisión se incremente y no pueda venir a llevárselo nadie por dos duros, y el entrenador -muy digno él- se niega, es que no se trabaja como se debería.

Pues llegó la hora de ver si todo esto que sucede tiene solución o no. Porque ya está bien de que Tajonar funcione a golpe de luchas internas, puñales cruzados, de sálvese el que pueda y pequeños reinos de taifas. Se acabó.

LaRuna Sidrería

Condiciones de uso y PrivacidadPolítica de CookiesContacto© Radio Marca Navarra

FEDER
Web financiada al 50% por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional a través del Programa Operativo FEDER 2007-2013 de Navarra